lunes, 28 de febrero de 2011

#quedadaSalamanca11

Me he traído la maleta llena de recuerdos, sensaciones, experiencias, anécdotas, ilusiones y sobre todo ganas de más. Ha sido mi primer encuentro con tuiteros y ahora sé que no será el último. Cada momento ha sido emocionante: el preencuentro del viernes con las cañitas y los cubatas (zevillano, jodío, ¡mira que me lías!); el encuentro multutidinario bajo el famoso reloj (besos, abrazos, achuchones, cámbiate de avatar, que sales muy vieja; ¿tú quién eres? reencuentros, encuentros y postencuentros, niños,  ninis -ni tuitean ni bloguean-); la cálida y poética voz de la concejala de cultura (me he enamorado de esa mujer); la vista de la ciudad desde el balcón consistorial (si lo llego a saber me llevo un petardo y tiro el txupinazo); la comida en un lugar espectacular y rodeada de gente espectacular (qué gente más maja me tocó en la mesa). Y por la tarde paseíto impregnado de cultura (lecciones magistrales de Mario y José Luis sobre los guiños de los escultores salmantinos) y  la cañita para refrescarnos y descansar (discusiones sobre educación, alumnos, padres, redes sociales... Tuiteros sensatos de los que aprendo y con los que se hace tan fácil conversar). Y todavía no sé cómo, los anfitriones nos encuentran un sitio para que cenemos los 40 y pico y encima sentados. Me toca al lado del Padre de Twitter (¿o fui yo la que quise ponerme ahí?) y me da consejos y truquitos que nunca podré seguir porque soy un desastre para organizarme (pa mí que él tiene una cuadrilla de monos que le hacen el trabajo, aunque nunca lo reconocerá). Y ya con el estómago lleno los pies que bailan solos, y empiezan a despuntar las primeras figuras del baile (ahí, ahí, dándolo todo) y se sueltan las melenas y la cosa se desmadra. Y varios cubatas más tarde intentamos regresar al hotel (qué cabrones, nos lo han cambiado de sitio, menos mal que llevo el mapa...). Y llega la despedida. Y la segunda despedida. Y la tercera despedida (morada de besos me puse ).  no sé cómo agradecer a @flosflorum y @fjcosmes todo lo que han hecho por nosotros. Y por fin me voy,  con la sensación de que me ha faltado tiempo para hablar con muchas personas, todavía no sé cómo ha pasado todo tan deprisa. Pero me gusta quedarme con ganas de más, porque sé que eso significa que he estado a gusto.
Muchas gracias a todos. Éste es mi regalo para vosotros, pinchad en la imagen:



Otros enlaces sobre #quedadaSalamanca11:
El blog de @juancarIKT
Educación como alternativa de @Achinech
El blog de @gregoriotoribio
Revista Educación 3.0, por Susana Velasco
Trasteando con las TIC, de @jphramos
Enseñar y aprender con web 2.0 de @juaningncastro
Educación y TIC de @dmelop
Ínsula Dulcamara de @ManuElpielRoja
Orientación Andújar de @ginesciudadreal
Smilebox de @sinfonia40
Fotos en Flikr


viernes, 11 de febrero de 2011

GRAMÁTICA DEL AMOR

Procedencia de la imagen

Las celebraciones y efemérides me suelen servir como excusa para plantear actividades diferentes, abordar temas transversales y jugar con la asignatura de una manera más distendida. Bueno, esto no es del todo cierto. En realidad engaño vilmente a mis alumnos, como he hecho hoy: con el pretexto de hacer un concurso para celebrar el día de San Valentín, les he dicho que íbamos a jugar a construir frases que definiesen lo que a ellos les sugiere el amor y el desamor, pero con una pequeña dificultad: las frases tenían que respetar la siguiente estructura:

Entre todos hemos escrito algún ejemplo más o menos acertado en la pizarra (el amor es... un río cristalino que transcurre por tu corazón; el desamor es... un divorcio oscuro que mata a los amantes). Mis oscuras intenciones, sin embargo, iban más allá del juego lingüístico: repasar las categorías gramaticales con un enfoque comunicativo; establecer una conexión lógica entre la estructura de la oración y su significado; inventar metáforas; manejar el diccionario ideológico online; emplear Google Docs como instrumento de comunicación online y utilizar la lengua para expresar sentimientos. 
Hemos dedicado una sesión a realizar la actividad y a lo largo de ella han surgido dudas y problemas que hemos aprovechado para comentar y aclarar (confusión entre el adjetivo y el complemento preposicional, errores gramaticales con los complementos de régimen, desconocimiento de los determinantes). La pobreza léxica, especialmente en  el campo semántico de los sentimientos, la hemos solventado utilizando el diccionario ideológico online
Al final de la clase, un alumno me ha dicho: "Silvia, tendrían que ser así todas las clases de lengua, nos hemos divertido y no hemos hecho nada". Nada. Nada de nada. Ese nada del que nos hablaban Lorea y Txaro en Tres Tizas. Aquí tenéis sus nadas: